Educación

Castells ayudará a digitalizar los campus pero seguirá apostando por presencial

Madrid. Agencias. Todas las universidades públicas dispondrán de redes de fibra óptica de cien gigas en tres años y recibirán 142,5 millones en ayudas directas para su transformación digital, pero la apuesta «inequívoca» será la enseñanza presencial, ha subrayado este jueves el ministro de Universidades, Manuel Castells.

Unidigital: modernizar y digitalizar el sistema universitario

En rueda de prensa para presentar Unidigital, un plan para modernizar y digitalizar el sistema universitario, Castells ha explicado que el 90 % del profesorado usa plataformas digitales y el 80 % de las aulas están conectadas, pero solo un 40 % de los campus tiene implantado un plan estratégico informático.

La media de inversión por alumno en tecnologías de la información es de 226 euros, una cifra en la que prácticamente no se ha avanzado desde el año 2006, ha explicado el ministro, acompañado por el subdirector General de Actividad Universitaria Investigadora, Manuel González Bedia, y el subsecretario de Universidades, Luis Cerdán.

No es lo mismo «online» que «digitalización»

La apuesta «inequívoca» de su cartera, ha continuado, es que la enseñanza presencial continúe, aunque «no puede ser la misma que hace cinco siglos» sino adaptada a las condiciones cambiantes, y ha pedido no confundir la educación «online» con la digitalización que es «más amplia».

Ha advertido además de la tentación de alguna universidad privada de entender la digitalización como un modo de reducir el empleo entre el profesorado porque quien así lo entienda -ha dicho- es un «ignorante» o «falsario»: es «al revés» pues supone «un salto de calidad».

Las universidades se pueden adherir de forma voluntaria

El plan presentado este jueves, articulado en 27 medidas y al que se podrán adherir las universidades de modo voluntario, permitirá una gestión más ágil y en tiempo real, sin necesidad de esperar al año siguiente para conocer lo que está ocurriendo en su seno, como los datos del abandono o fracaso académico y la evaluación continua de la docencia.

Sobre este último punto, ha subrayado que no se trata de control sino de «colaboración y mejora en base al interés común», y ha añadido que tecnologías como el «Big Data» pueden desempeñar un papel importante en la evaluación de profesorado y hacerla «más justa».

142,8 millones del fondo de recuperación de la Unión Europea

Todos los proyectos, que «yo no quiero llamar sueños», serán gestionados por los ministerios de Universidades y Asuntos Económicos y sus 142,8 millones procederán del fondo de recuperación de la Unión Europea y a repartir de modo proporcional (en función del número de alumnos y profesores de cada campus).

Una vez distribuido el dinero se verificará que no ha quedado incumplido el objetivo de «colmatar la brecha digital» y se pedirá además a los rectores que detecten «bolsas acentuadas» de precariedad digital.

Entre las líneas del plan figura la digitalización de los fondos de las bibliotecas universitarias, entre otras cuestiones porque el espacio físico es limitado; subir a la nube todo tipo de contenidos (apuntes, temas…), el desarrollo de software propio por parte de los centros en lugar de comprar «paquetes comerciales», y apoyar a la docencia y alumnado para atajar la brecha digital.

Según el ministro, la universidad pública trabaja desde hace tiempo en la transformación digital y este nuevo plan pretende ayudar a profundizar en su desarrollo, aprovechando la oportunidad que brinda esta crisis derivada de la pandemia COVID.

Foto: EFE/ Chema Moya

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*